Visitar Croacia es regresar al pasado y volver al presente. Con una ciudad como Dubrovnik que encierra su belleza dentro de sus murallas, o recorrer sus bellas islas, algunas de ellas con su historia que nos muestra el paso del tiempo, como Korkula la isla donde nació Marco Polo. O ciudades como Split con su Palacio de Diocleciano que con el tiempo se convirtió en una ciudad dentro de otra. La elegancia de las antiguas residencias de Opatjia. Y ese mar azul que bordea toda su costa del Adriático, hacen de este maravilloso país muchas veces caído en las guerras y vuelto a levantar por los mismos croatas sea un destino que nunca olvidarás.

Dubrovnik la ciudad amurallada

Llegamos  a Dubrovnik junto a un grupo que coordiné un 30 de mayo, donde tuvimos una estancia de 4 noches. Conocida como la “la perla del Adriático” es una ciudad  medieval que maravilla no solo por sus murallas, sino por lo que se encuentra dentro de ella. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994.

Ciudad que fue azotada por bizantinos y hasta por Napoléon, sus ciudadanos supieron cuidarla como uno de los mayores baluartes de Croacia (antiguamente perteneciente a Yugoslavia). En guerras permanentes (la última en 1995) los croatas siempre se levantan. Y hoy Croacia es un país pujante que nada tiene que envidiarle a los países más importantes de Europa.

Quedé maravillada al encontrarme dentro de esa ciudad amurallada. Me encontré con plazas, palacios tales con el Sponza o el de los Rectores o la Catedral de la Asunción llamada Velika Gospa. También  iglesias como la de San Sebastián o una mezquita y una sinagoga ubicadas una frente a otra.

Negocios por doquier, casas habitadas, restaurantes y bares en su famosa calle Prijeko. Caminé por sobre sus murallas y llegué a su puerto donde sus comidas se sirven por kilo. Vale la pena elegir una sola comida y compartirla con tu grupo.

Luego en un pequeño barquito cruzamos con mi grupo al poblado de Cavtav un lugar inimaginable a orillas del Adriático. Coronados por flores en cada rincón de la ciudad y un malecón repleto de bares y restaurantes que contrasta con la ciudad amurallada, pero no por eso ni mas linda ni menos interesante, solo diferente.

Al atardecer regresamos a la ciudad y por la noche cenamos en uno de los restaurantes al aire libre y disfrutando un espectáculo de bailes típicos.

Ciudad amurallada de Dubrovnik – turismodubrovnik

Las murallas – viajarcroacia

Isla de Korkula, la ciudad de Marco Polo

Al día siguiente bien temprano partimos rumbo a la Isla de Korkula. Aquí se encuentra la ciudad medieval que lleva su mismo nombre, y que te impactará por lo pintoresca que es. Según cuenta la leyenda es en esta isla donde nación Marco Polo. Su vivienda se encuentra en una estrecha callejuela que conserva solo sus muros, una ventana y su torre.

La isla está  protegida por sus torres defensivas donde se encuentra la Puerta de entrada. Se pueden visitar su Catedral, el Monasterio de San Francisco como así también el Palacio de los Gobernadores.

Pero solo caminar por su callejuelas, llegar hasta el mar y mirar su atardecer es un placer. Retornamos por la noche.

Isla de Korkula – hablemosdeislas

Al día siguiente volvimos a la ciudad amurallada, y disfruté su gente, visité los palacios que me faltaban, me maravillé al observar la cúpula azul de la Catedral de la Asunción que contrasta con el rojizo de sus tejas y mas aún cuando vi sus interior obras de Tiziano y Rafael.

El cuarto día con mi grupo nos dirigimos hacia la ciudad de Kotor en Montenegro. Imposible relatar con palabras la belleza de su ruta. A orillas del mar donde las olas ondeaban en el pavimento, con las montañas como marco y a tan solo 20 km arribamos a esta joyita de Montenegro que quería parecérsele a Dubrovnik a menor escala. Con su católica Catedral de San Trifón, que contrasta con la de San Nicolás ortodoxa. Al caminar por sus calles empedradas su estilo medieval parecíamos transportados otra vez al pasado.

Kotor en Montenegro – sumfinity

Al día siguiente en un inmenso catamarán partimos hacia la increíble isla de Hvar. Cuanta belleza en esta pequeña isla!!!

Isla de Hvar una de las más bellas

Esta isla con su belleza natural y mucha historia, se ubica a 80 km de las costas croatas. El ferry tardó 35 minutos para arribar a la ciudad de Sucuraj  una de las ciudades de Hvar. Estar en medio de este mar calmo disfrutando de esta navegación apacible y viendo a lo lejos la costa dálmata es algo increíble.

Luego nos trasladamos en bus a la ciudad de Hvar y durante el trayecto que duró 55 minutos hasta llegar a nuestro hotel disfrutamos de los distintos paisaje de la isla más bonita de Croacia que conocimos.

Tiene una población de apenas 6200 habitantes aproximadamente, es productor de buen vino, miel y de lavanda ( siempre habrá alguien que te ofrezca venderla en cualquiera de sus formas).

La ciudad tiene un malecón que rodea una marina donde amarran barcos de todas las nacionalidades. Coronada de restaurantes donde se degustan todo tipo de pescados y mariscos y con un pequeño centro que parece detenido en el tiempo con su Monasterio de los Franciscanos (no dejar de visitarlo), su Catedral y el Teatro Antiguo.

Por la tarde alquilamos bicicletas y recorrimos esta isla paradisíaca. Y por la noche una cena con riquísimos mariscos mirando el mar.

Isla de Hvar – elmundo.es

Isla de Brac con su lengueta de arena que gira con las olas y las corrientes marinas

Al día siguiente nos trasladamos a Jelsa (otra de las ciudades de la isla) para embarcar en un ferry que tardó 50 minutos hacia el puerto de Bol en la isla de Brac la isla más antigua de Croacia. Bol llamado también “El cuerno de Oro”, tiene una de las playas más diferentes que puedas ver visto alguna vez. Con una lengueta de arena mezclada de guijarros, va cambiando de forma debido a los vientos y al curso del agua. Cuando llegamos esta playa miraba al este y cuando nos fuimos de la isla había girado hacia el oeste.

Una vez que desembarcamos nos esperaba otro bus para recorrer la isla. Y por la tarde disfrutamos de esta playa tan particular con un mar totalmente transparente y apacible.

Playa de Bol en la Isla de Brac – ekorna

Split y Trogir las ciudades con más historia

Por la mañana y luego del desayuno salimos hacia la ciudad de Supetar puerto ubicado en la parte norte de la isla de Brac y embarcamos nuevamente en ferry para navegar durante 55 minutos hacia la ciudad de Split.

Pero a nuestra llegada y antes de ir a nuestro hotel nos desviamos camino a Trogir. Esta bonita ciudad medieval también Patrimonio Mundial declarado por la UNESCO se encuentra a 20 km de Split, emplazada sobre una isla y unida por un puente al continente. Visitamos su Catedral románica-gótica con un inmensa Torre y quedé maravillada con sus pórticos de entrada tallados con distintos estilos. Caminamos por sus callejuelas, llegamos a la Fortaleza de San Marco y regresamos para continuar hacia Split.

Vale la pena detenerse más tiempo en esta ciudad ya que cuenta con muchos sitios para visitar como la Fortaleza de Kamarlengo o la Catedral de San Lorenzo.

Trogir – buenavibra

Una vez que arribamos a Split quedé embelesada con esta ciudad portuaria declarada también Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es que Split no solo ofrece su historia, sino su belleza del mar que baña su puerto y parte de la ciudad. Con una plaza que se asemeja a la de San Marcos de Venecia y que  conduce a un malecón rodeado de árboles y desde donde se arriba al palacio de Dioclesiano, hacen de Split una de las ciudades más lindas de Croacia.

Hicimos una visita guiada por el palacio que hiciera construir el Emperador Dioclesiano para su descanso. Maravilla de la antiguedad con sus murallas que lo protegen a excepción de la parte que da al sur pues allí está abierta al mar, inmensos patios privados, vestíbulos, grandes habitaciones, baños públicos en sus sótanos y salas comunes. Todo construido con los mejores materiales de la época como mármoles griegos y granitos romanos y estatuas traídas de Egipto.

Visitamos luego el Templo de Júpiter que Diocleciano hizo construir en la parte oeste de su Palacio y la Catedral donde se encuentra el mausoleo del Emperador. Luego recorrimos 7 Km para observar las ruinas de un pueblo construido en la época de los romanos.

Nos quedamos un día más para seguir recorriendo esta ciudad y al día siguiente partimos hacia Zadar antigua capital de Dalmacia, donde recorrimos el casco antiguo, visitamos su Catedral y caminamos por su enlosada y ancha calle Kalelarga. Luego nos dirigimos al Órgano Marino algo que nunca había pensado ver ni escuchar su música. Una maravillosa obra de arquitectura construida y sumergida a la vera del paseo marítimo. Las olas pasan por tubos sumergidos emitiendo un sonido que parece la “música del mar”.

Plaza de la República Split – 365sabadosviajando

Split Palacio Diocleciano – volandovoyviajes

Opatija “la ciudad Cannes” de Croacia

Luego continuamos hacia esta bella ciudad que lució su esplendor en el silo XIX donde veraneaban grandes señores, reyes y el lugar preferido de la Emperatriz austríaca María. Se construyeron en esa época residencias casi verdaderos palacios y con un mobiliario que algunas aún conservan.

Situado al lado del mar con un paseo marítimo extenso, esta antigua villa fue declarada como la “Ciudad turística más importante del Mar Adriático”

Aun quedan vestigios de aquella época de esplendor como Villa Angiolina y otras residencias lujosísimas.

Al día siguiente recorrimos 13 km para hacer una breve parada en Rijeka, recorrer su casco antiguo y proseguir hacia Zagreb

Opatija – citavis

Zagreb la capital de Croacia

Hoy es Capital de Croacia. Al comenzar a recorrerla me dió la sensación de estar en Praga. Si bien más pequeña, se le parece bastante.

La ciudad tiene una parte alta y otra baja. Su centro histórico se sitúa en la Ciudad Alta. Visitamos su Catedral, la Iglesia de San Esteban del siglo XIII. Al lado de todos los edificios históricos se emplazan diversas plazas con pintores bohemios, bares y una vida activa por la noche. Bajamos a la parte baja en funicular y arribamos a la principal plaza de Zagreb llamada Ban Josip Jelacic. Los edificios en esta zona son de diversos estilos arquitectónicos que llega hasta el modernismo. Con muchísimos restaurantes nos sentamos a cenar una riquísima comida rodeada de jóvenes y familias con niños que alegraban la noche.

Luego regresamos en tranvía a nuestro hotel. Y al día siguiente contenta de haber visitado un bellísimo país dejamos Croacia.

Zagreb – loneyplanet.es

Podría decir que es en Zagreb y en Dubrovnik donde aún perduran vestigios de la guerra de 1990 contra Servia, donde murieron mas de 10.000 personas y mucha gente debió huir.

Pero puedo asegurar que el pueblo croata tiene una inmensa fortaleza para salir adelante. Se lo nota en las reconstrucciones de sus casas y monumentos que fueron bombardeadas, en el trabajo diario de cada uno para lograr una Croacia grande !. Con una geografía que solo les ofrece mar, montaña y piedra, no encontrarán un balcón sin flores ni macetas sin plantitas con hortalizas. Su gente es superadora de los avatares que les ha tocado vivir. El solo ver las nuevas autopistas que atraviesan túneles de altas montañas, la limpieza de sus calles y el trabajo diario de cada croata, la imagen que quedo en mi memoria es que Croacia es un GRAN PAIS!!! 

es.123rf